Galería

¿Cómo inventar un relato en grupo sin ser consciente de que se está haciendo?

Consiste en dar el pie al grupo con una historia; comenzarla. Pero después dejar en sus manos la continuación. El problema suele ser el de todo escritor: el miedo al papel en blanco; pensar que no se será capaz de hacerlo.

Para evitar este momento se plantea lo siguiente. Habiendo dejado la historia inconclusa se “miente” a los chicos. Se les dice que solo dos de ellos van a conocer el final, y se saca a dos voluntarios a los que se les explicará la trampa. Y lo que ocurre es que aun no existe final de la historia, pero cuando los de clase les pregunten si pasa esto o lo otro ellos responderán “sí” cuando su pregunta termine en vocal, y “no” cuando ésta termine en consonante. El efecto producido es el de que los dos “ganchos” realmente conocen un final de la historia puesto que siempre contestan al mismo tiempo y sin dudar, “sí” o “no”.

De esta manera será toda la clase que, a través de preguntas cerradas (aquellas que se responden con sí o no),  irá inventando la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s