El profesor Deleuze

Como profesor me gustaría lograr dar una clase como Dylan, que más que un autor es un asombroso productor, organiza una canción. Empezar como él, de golpe, con su máscara de clown, con ese arte de tener previsto cada detalle y que sin embargo parezca improvisado. Justo lo contrario de un plagista, pero lo contrario también de un maestro o de un modelo. Ni método, ni reglas, ni recetas, tan sólo una larga preparación. Bodas, pero no parejas ni conyugalidad. Tener un saco en el que meto todo lo qeu encuentre, pero a condición de que también me metan a mí en un saco. En lugar de resolver, reconocer y juzgar, hayar, encontrar, robar. Reconocer es lo contrario del encuentro.

En el recomendabilísimo libro de Walter Omar Kohan “Infancia entre educación y Filosofía” tenemos este fragmento citado de una obra de Deleuze (G. Deleuze, C. Parnet, Diálogos). Lo que plantea Kohan a través de Deleuze y otros autores, no es tanto enseñar Filosofía a los niños como filosofar con ellos, es decir ponerse a filosofar, con el cuestionar y cuestionarse  que eso implica, mediante sus intereses, su manera de llegar a los problemas; sumando nuestra forma de enfocar, pero quedándonos dentro también de ese saco.

Una respuesta a “El profesor Deleuze

  1. Ni método, ni reglas, ni recetas, tan sólo una larga preparación :) la práctica es todo :) texto muy inspirador :p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s