Texto de Gabriel Arnaiz

Así termina este magnífico artículo de Gabriel Arnaiz

No nos parece una idea tan descabellada que nuestros alumnos dediquen, por ejemplo, una hora a la semana a filosofar en grupo sobre alguna cuestión importante de sus vidas, esto es, que reserven un tiempo semanal para “tomarse un respiro” y reflexionar sobre cómo están llevando sus vidas, sobre cómo está el mundo en el que viven, sobre sus pensamientos e ideas, etc. Del mismo modo que el Gobierno español está considerando la posibilidad de que los centros educativos dediquen obligatoriamente una hora a la semana a la lectura, ¿por qué no podría hacerse lo mismo con la práctica del pensamiento? ¿O es que es menos importante pensar que leer? Nos atreveríamos incluso a afirmar lo contrario: que es mucho más importante que los alumnos (especialmente si son adolescentes) reflexionen sobre sus actos y sus consecuencias antes de actuar, sobre su vida cotidiana, sobre sus problemas y los del mundo en el que habitan a que lean durante una hora un libro sobre quién sabe qué. Es más, las dos actividades no tendrían por qué excluirse mutuamente: se podría dedicar un tiempo a leer y otro a reflexionar sobre lo leído.

Es cierto que nuestros alumnos deben leer más, pero es urgente que también piensen mejor y sean capaces de expresarse correctamente de forma oral y sepan argumentar sus opiniones, si queremos que el día de mañana actúen como individuos responsables y como ciudadanos participativos.

Hacer clik -AQUÍ- para leerlo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s