Un acuerdo tácito

Quería reseñar algo que me pasó hoy en el Colegio Sagrada Familia con los niños de 3ºEPO, es un ejemplo de cómo funcionan los niños.

Estoy dando con ellos el “Pixie” de Lipman. Mi idea para hoy, viendo los complicados problemas de disciplina que tiene el grupo desde que se incorporó hace poco un alumno conflictivo, era tratar el tema de las normas. Para ello modifiqué un poco un plan de trabajo que propone Lipman en el capítulo.

Durante el transcurso de la actividad un niño se quedó apartado con la cabeza baja y no haciendo caso de nadie. Tampoco nadie le hacía caso a él, a pesar de que estaba dando pataditas a la silla de un compañero. Para incluirle propuse un cambio de actividad y que el que iniciase el nuevo juego fuera el más moreno de todos.

La situación fue que hay tres chicos morenos en clase, y aunque él es uno de ellos no es el más oscuro, así que de primeras todos dijeron el nombre del que verdaderamente lo es. Sin embargo, propuse votación: y lo que ocurrió entonces es que el que se estaba aislando se sintió interpelado y se rio, y los demás entonces, decidieron votarle a él.

Todos sabían que realmente no es el más moreno, pero de algún modo tácito entendieron que él se estaba animando a participar y le quisieron alentar. Y sin embargo, seguro que de haberles preguntado no lo habrían reconocido, seguro que ni fueron conscientes de su gesto, pese a ello, actuaron de una forma que requiere sensibilidad y cierta complejidad en el pensamiento.

Ársel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s